Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Carta de Lectores escrita por Natalia Bravi, sobre los hechos de abandono y maltrato animal ocurridos en el Club Mitre.

Escribe: Natalia Bravi.

Sucede, al vivir en sociedad, que surgen conflictos entre los distintos individuos que la conforman, estos surgen no solo entre seres humanos sino también con seres no humanos, como es el caso de los problemas entre las personas y los animales domésticos, en este caso particular perros.

Ante la aparición de estas dificultades la reacción lógica es la de buscar una solución; podemos intentar resolver la cuestión que nos ocupa de una forma no ética o de una forma ética. La primera tratará las consecuencias del problema a través de una salida fácil e inmediata, pero temporal e ineficaz, es decir el conflicto cesará pero solo momentáneamente; la otra, por su parte buscará solucionar las causas del problema con resultados perdurables y eficaces, vale decir se resolverá la raíz del conflicto.

Si aún no estamos convencidos de cuál de estas opciones sería la más correcta, debemos además tener en cuenta otros factores, por ejemplo la cuestión legal: en nuestro país los animales se encuentran protegidos por la Ley 14.346 la cual en su artículo 1 establece que: “Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales”. Aclarando qué se entiende por actos de crueldad, explico que “Se trata de un delito de resultado material contra la vida o la salud del animal, y de un delito común, que puede ser cometido por cualquiera, incluso por omisión, es decir "dejar de hacer". En este sentido se han de subsumir en la norma acciones como torturar o golpear con maldad o brutalidad, causar una muerte agónica o no, una mutilación orgánicamente grave, pero también la privación de aire, luz, alimento, bebida o espacio suficiente, o descuidando la morada y las condiciones de movilidad, higiene y albergue causándole al animal sed, hambre, insolación o dolor considerables” (REQUEJO CONDE, La protección penal de la fauna. Especial consideración del delito de maltrato de animales, Ed. Comares, 2010), por lo tanto cualquier decisión que se tome que implique acciones no éticas (encerrar, privar de agua y alimento, abandonar) implicará también la comisión de un delito.

Otra cuestión sobre la que resulta menester reparar es la condena social que hoy sufren aquellos quienes maltratan animales. Debido a las redes sociales y a la masividad de la información cualquier acción que tomemos trascenderá las fronteras de nuestra comunidad, dicho de otra forma, todos reconocerán al Club B. Mitre de la ciudad de Pérez por maltratar animales y no por las décadas de intachable trayectoria como pilar de nuestra comunidad.

Por lo hasta aquí expuesto, reflexiones, ¿queremos que nuestra pequeña comunidad, nuestro Club, tome decisiones que impliquen no solo una conducta penal por parte de quienes representan a todos los socios, sino también un accionar disvalioso, no ético y moralmente repudiable?

Hoy el mundo ha evolucionado hacia un tratamiento más respetuoso de otras formas de vida, apoyado en estudios científicos que prueban que los animales son capaces de sufrir y de sentir dolor. Tratemos de acompañar esta evolución siendo MEJORES SERES HUMANOS, haber abandonado a una perra de avanzada edad y problemas de salud, la cual se encontraba contenida por algunos socios, estaba castrada y no representaba un peligro para nadie a la vera de una ruta es una actitud que nada tiene de humana, como socia de la institución desde hace muchos años me enfurece, me duele y entristece, y eso es lo que me lleva a sentarme a escribir estas líneas, no puedo ser indiferente ante lo sucedido.

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que se trata a sus animales”- Ghandi –