Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

¿Qué anhelos podes concretar?

Por: Vanesa Coronel.

Falta poco para llegar al final del calendario. Y siempre que llego a esta altura del año, me gusta revisar cuales fueron mis deseos al comienzo, y cuales pude concretar. Aun queda tiempo para lograr plasmar esas ideas que quedaron pendientes...A mi me encanta tomar conciencia de que aun me queda tiempo por delante, y que puedo proponerme llevar a cabo algo que no haya sucedido aun en mi vida. Por ejemplo: si me acorde mucho de alguna persona querida con la que hace mucho no hablo...La llamo. Si tengo ganas de conocer ese restaurante nuevo del que escuche muy bueno comentarios, voy.  Y no me permito ser obstáculo. Porque la mente lo primero que hace, es presentarte la listas de los posibles problemas que pueden obstaculizar los deseos.

Entonces, al inicio del año me ocupare de imaginar, visualizar y sentir que eso que deseo ya esta ocurriendo. Para ello, cada año hacemos una reunión en la que trabajamos con (comillas)hacer como que(comillas) estamos al final del año, y presentamos como si hubieran sucedido eventos que deseamos concretar en nuestras vidas. Varias de mis alumnas que iniciaran el año en estas reuniones con panzas de embarazadas postizas, al final de dicho año estaban embarazadas, o tenían a su bebito en brazos...

Y si eso que tanto deseaba, aun no sucedió al llegar al final del año, tengo la maravillosa oportunidad de evitar culparme, y de no hacer un drama de todas las cosas, agregándole el peso de enfocarlo como algo que yo me hago a mi misma para boicotearme...

Al contrario, puedo colaborar en la materialización de algún sueno que aun tenga pendiente. Para la mente no hay nada grande ni pequeño, y si puedo sentir que logre algo, el sentimiento de victoria, de poderosa creadora de mi realidad, me sera útil para TODOS los aspectos de mi vida.

Para evitar ser obstáculo, cuando aparezca alguna objeción de la mente que te presenta la lista de justificaciones bajo el titulo de lo que pasa es que... o cuando aparezca algún temor que intente asustarte, te propongo que te lleves al espejo y te digas: Que es lo peor que me puede pasar?

Transita el desenlace, llega al final y te garantizo que nada es tan terrible.

Quiero mostrarte esto, porque muchas veces me he sentido paralizada por el temor, por ese gigante que se nos pone delante y no nos deja avanzar. Hablemos de ese en espacial, porque hay un tipo de temor que se nos presenta como asesor, con traje y portafolio, y nos muestra todo lo malo que puede ocurrirnos cuando tomamos una determinación. A ese asesor hay que atenderlo, evaluar los riesgos que nos expone, para luego decidir si nos conviene o no actuar. Después de esa objetiva evaluación, le damos las gracias a ese temor y lo dejamos ir. Estoy tratando con esto de ser cuidadosa, porque cuando hablo de vencer el temor, pienso que puede haber alguien que luego me diga – Te hice caso, deje el temor de lado y asalte un banco!- No confundir temor con responsabilidad o prudencia o buen criterio.

El temor que ahora quiero enseñarte a trabajar es el gigante que nos paraliza y para empezar podríamos ir cambiándole la imagen. A mi, particularmente, me hizo mucho bien sentir que el temor... tiene miedo. Darme cuanta de que eso que me paraliza esta mas asustado que yo, me hizo visualizar al temor como una ardilla que tiembla en mis manos. Eso es en verdad el temor: algo indefenso, asustado, que tiembla de miedo y me contagia. Una manera de inmunizarme es recordar la postura que adopto frente al temor cuando estoy con un niño. Yo no soy la misma cuando escucho un ruido en la planta baja de mi casa si estoy con mi marido que si estoy con mi ahijado. Si escucho un ruido con mi marido, tomo inmediatamente una actitud pasiva, demuestro el temor, y lo dejo poner el pecho a el, en cambio, si estoy con un menor, me pongo el antifaz de zorro, me hago la valiente, le digo que no pasa nada, y le transmito coraje. Son distintas actitudes para un mismo ruido. Yo no me voy a poner a temblar delante de mi ahijado diciendo: -Seguro que es un ladrón, y ahora va a subir a matarnos. No. La actitud que sugiero que tomes frente al temor, es hacer que el adulto valiente salga al ruedo y tranquilice al temeroso niño interior.

Para ponerme de ejemplo, en una oportunidad en que tuve que operarme, justamente por miedosa decidí un lunes que me operaba el sábado siguiente, porque sabia que si me dejaban rumiar un mes, no me operaba. El médico (que no me conocía) me cito, y empezó a explicarme los riesgos sin darme tiempo de frenarlo y decirle: -Ni se le ocurra nombrar ningún riesgo porque se me quedan pegados!-. Cuando me quise acordarme morbosa mente ya estaba degustando sus palabras, y de todos los riesgos que me menciono, uno me quedo retumbando, hasta el día en que tome el mando, me lleve al baño de una oreja y frente al espejo, me dije: -A ver, que es lo peor que te puede pasar? Que tu cuerpo haga un rechazo? Bueno, te sacan lo que te pusieron, y quedas igual al día anterior a la operación, donde tenias una vida barbara, y tu marido te amaba igual, y en la calle te decían piropos, y estaba todo mas que bien. Por supuesto que uno de mis yoes me grita: - Ah claro, como si fuera tan fácil comerse semejante garrón, para quedar igual que antes!. Pero resulta que yo me opere para que todo saliera bien. Entonces... me recuerdo que aquello en lo que me enfoque sera lo que crezca, regado por mi energía, y me enfoco solo en lo que quiero ver materializado.

Hoy, se que lograr trascender el miedo es maravilloso, y además potencia la posibilidad de lograr luego muchísimo mas. Y como adoro el eslogan de Alcohólicos Anónimos (comillas) Nosotros estuvimos ahí(comillas) me pongo de ejemplo. Ojala te sirva mi ejemplo. Recorda la pregunta: Que es lo peor que te puede pasar? Y te garantizo, que no pasa nada!. Todo se supera, todo se olvida, todo pasa: bueno siempre y cuando elijas enfocarte en el mejor final. Y recorda esta frase maravillosa: (comillas) Todo termina bien. Y si aun no termino bien, es que aun no llego el final. (comillas).

Así que yo ya tengo mi lista de todoooo lo que voy a lograr antes de cerrar este año.

¿Vos? ¿Te animas?

 

Silvia Freire, escritora y conferencista.

Articulo tomado de la Revista Elige de Nuevo.

 

  • Vanesa Coronel
    Licenciada en Comunicación Social
    Coach Ontológico Profesional
  • Blog: http://vanesacoronel.blogspot.com.ar/
  • Linkedin: Vanesa Coronel
  • Facebook: Coaching Holístico
  • Twitter: @EspiralComunica
  • Contacto: 3465-592796