Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Micaela Bedano y Facundo Properzi partieron de Río Cuarto en 2011. En cinco años, unieron Argentina y México en auto. Recorrieron 16 países y ya palpitan el regreso a Córdoba.

Micaela Bedano y Facundo Properzi son cordobeses por adopción. Ella nació en España y fue criada en Río Cuarto. Él nació en Pérez, Santa Fe, pero su sueño de ser biólogo lo llevó también a esa ciudad del sur provincial. Fue en la Universidad de Río Cuarto donde sus caminos se cruzaron. De espíritu itinerante, una vez concluidos sus estudios decidieron que era hora de viajar por la “Patria grande”.

Para eso, acondicionaron un viejo Citroën 3 CV modelo ’77 fabricado en Buenos Aires. En un principio, la pareja había imaginado la aventura en moto. “Queríamos hacer la ruta 40. Después el viaje se fue agrandando y nos pareció que lo mejor era un autito barato y así fue como elegimos a “Don Baldomero, el cetro”, contó Properzi a La Voz del Interior desde Colombia.

Libertad, salir de la institución y no tener una fecha de regreso fueron algunas de las claves que los motivaron a rodar.

“Un turista tiene un paréntesis en su vida. Hace un viaje con un inicio y un final. Ser viajero es otra cosa. Es un modo de vida que salimos a descubrir”, explicó Bedano, y agregó: “Tenemos sangre de inmigrantes, raíces móviles. Tanto en mi familia como en la de Facu hay antecedentes de viajeros”.

La joven habla con entusiasmo. Transmite pasión. Reconoce que el viaje también tiene un sentido de “identidad”, de mirar hacia adentro de América. “Salimos a buscar los distintos modos de vida. Que se nos abran la cabeza y el corazón, conocer lo que más pudiéramos y sobrevivir en el camino. A veces eso no es tan fácil”, relató.

Viajar en auto. En su Citroën 3 CV, Micaela y Facundo recorrieron en cinco años 16 países y una multiplicidad de ciudades. Cuentan que el auto cautiva tanto a turistas como a nativos.

Durante su andar, entablaron un sinfín de amistades. Además, coincidieron con otros viajeros que, al igual que ellos, salieron en busca de la aventura. Ese es el caso de Alejandro “Gato” Woods y Catalina Aulet, otros cordobeses por adopción con los que Bedano y Properzi se cruzaron en Colombia hace unos años en su “La Mimosa”, un Renault 4 modelo ’81 fabricado en Córdoba.

Ambos explicaron que si bien hay mucha gente que viaja, es relativamente menor el número que lo hace en un vehículo y reconocen que los autos “despiertan energía muy positiva en las personas y son un objeto llamativo” para entrar en las comunidades. “Se vislumbra en la sonrisa que le sacás a la gente. Además, se acercan y te preguntan sobre la mecánica del automóvil”, detalló Properzi.

Tanto los chicos de “La Mimosa” como los “Citronautas de América Mestiza”, como se hacen llamar Micaela y Facundo, sostuvieron que no todo es color de rosa. Algunas veces los autos fallan y deben arreglarlos. Woods dijo que el Renault nunca los dejó a pie entre una ciudad y otra. Las veces que se rompió fue entrando en algún pueblo. En tanto, los citronautas expresaron que cuando “Don Baldomero” se rompe deben mandar a pedir los repuestos a Argentina porque “no los consiguen en otro lugar”. Todos destacaron que en los habitáculos “no se puede dormir”, por eso paran enhostels , cuarteles de bomberos, parques nacionales y casas de amigos.

Micaela y Facundo sustentan el viaje con el dinero que ganan haciendo artesanías. “Aprendimos a trabajar con macramé, alpaca y piedra. También vendemos postales del viaje y unos libros de cuentos que armó Mica con recopilación de leyendas de América latina”, describió Properzi, y añadió: “Con lo que sacamos podemos mantener este modo de vida”.

En tanto, Alejandro y Catalina solventaron su viaje en un 80 por ciento con la música, aunque también hicieron otras tareas para subsistir: camareros, globología, tejido y malabares con fuego.

Mutación

En una mirada introspectiva, Bedano sabe que el viaje la modificó. Superó miedos y abrió las alas a la libertad.

“El balance es positivo”, dijo. Los citronautas planean volver a Córdoba, al menos por un tiempo. Saben que el “ser itinerante” es su estilo de vida y que pronto emprenderán nuevos caminos.