Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

La búsqueda de justicia por Marcos Acosta que encabezan familiares y amigos de una nueva víctima, evitable, en accidentes de tránsito.

La muerte de Marcos Acosta, ocurrida el martes 13 de febrero, derivó en un pedido de justicia por parte de sus familiares y amigos, quienes denunciaron que el conductor del Ford Focus que causó el accidente el lunes 12 en Ruta 33 y Ley 1420, fue liberado por “falta de pruebas”, según relataron ante las cámaras de El Tres, en el Cementerio San Carlos de nuestra ciudad.

El tio de Marcos contó su versión sobre la detención del conductor del auto, oriundo de Zavalla: “El estuvo detenido hasta la tarde. Luego lo soltaron y cuando fuimos a averiguar nos dijeron que por falta de pruebas lo habían soltado ¿qué más pruebas quieren? Hoy enterramos a nuestro primo, a nuestro hermano”, fueron sus sentidas palabras.

Una muerte evitable

En tanto que Raquel Acosta, hermana de Marcos, se encargó de pedir justicia “no porque eso vaya a devolverme a mi hermano, sino porque el hombre que lo atropelló, si venía alcoholizado, que pague por esto, que quede preso o se le retire el carnet, porque no se puede seguir soltando gente así a la calle, que salen a matar, a robarle los hijos inocentes a sus madres”.

Marcos Acosta encontró el final de su vida el lunes 12, aproximadamente a las 6:15 hs, cuando se dirigía a trabajar. Portalperez.com reflejó que el accidente se produjo “cuando el conductor de un Ford Focus color negro, que se dirigía en sentido Rosario – Pérez, perdiera el control de su rodado, impactando con un taxi Fiat Siena que se dirigía en sentido opuesto; y posteriormente, siguiera descontrolado hasta golpear la moto que conducía Marcos Acosta, quién salió despedido, sufriendo múltiples heridas. En horas de la tarde del mismo lunes, en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, los médicos que lo atendieron informaron la muerte cerebral del muchacho, y en la tarde de ayer (por el martes) se produjo el triste desenlace”.

Pero no todo quedó ahí. Es que al momento de notificarle a los encargados de la fábrica donde se desempeñaba Acosta, en cercanías a la rotonda de Ruta 33, que había ocurrido el siniestro, se encontraron con la respuesta de que no conocían al muchacho. “Acudimos a la fábrica para avisar que uno de sus empleados había fallecido y nos negaron rotundamente conocerlo. Marquitos trabajó 7 años para la empresa, y nadie se arrimó a nada”, contó el tío, “encima un día feriado”, agregó, “que él debía estar con su esposa, en la casa con sus padres, y mirá… hoy lamentamos la pérdida de un hermano, un hijo, un primo, y si siguen dejando gente suelta en la calle vamos a seguir lamentando más muertes”.