Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

En joven de 19 años fue asesinado el 25 de junio de 2017 en Barrio Jardín. La defensa pidió la absolución.

La fiscalía solicitó 22 años de prisión para un joven acusado del crimen de Diego Hernán Vera, un chico de 19 años asesinado de al menos cinco balazos cuando estaba con su novia y un amigo frente a un quiosco de Barrio Jardín, en junio de 2017. La defensa solicitó la absolución del imputado y cuestionó el excesivo monto de la pena y el encuadre legal del caso. Sin embargo, el juez de trámite rechazó esos planteos y dio por celebrada la audiencia preliminar al juicio oral bajo la acusación formulada por la fiscalía.

Por un conflicto interpersonal que no salió a la luz, Diego Vera fue asesinado la noche del 25 de julio de 2017 a la 1 de la madrugada frente al salón de ventas que los vecinos de Barrio Jardín conocen como "el de la boliviana", en Hernandarias al 100. Hasta allí había llegado la víctima con su novia Marianela V. y su amigo Osvaldo A. para tomar algo.

"Te enganché"

Según la hipótesis que expuso, el pasado miércoles, el fiscal de Homicidios Adrián Spelta, en ese momento se acercó al lugar Víctor J., de 21 años y apodado "Tito", quien llevaba un revólver calibre 22 largo que previamente le había entregado un tal "Chaqueño", identificado como Ramón F.

"Viste que te enganché", dijo el fiscal que escucharon varios testigos que le dijo Tito a Vera antes de gatillar. Diego recibió cinco balazos en las piernas, un brazo y el tórax, éste último letal. En ese contexto, testigos vieron al agresor escapar en el auto de un tal "Fiaca".

Evidencias

Para el fiscal, la teoría del caso se sustenta en las actas de procedimiento, pericias balísticas, croquis, autopsia y análisis de laboratorio. Y como evidencias más concretas recordó entrevistas a la novia y al amigo de Vera, a su madre y a al menos dos testigos de identidad reservada que desde un primer momento mencionaron al imputado, además de describir la secuencia previa y posterior al ataque.

A esos elementos sumó los resultados de dos allanamientos en la casa del Chaqueño, donde fue detenido, y en pasaje Rasetto al 2000, donde cayó el principal sospechoso.

De acuerdo a lo que narró el fiscal en la audiencia preliminar celebrada ayer en Tribunales, si bien la novia de Vera sólo conocía de vista a Tito, recordó que en ese momento y luego de dispararle al menos siete proyectiles a su novio le advirtió: "Correte que te meto un tiro en la cabeza".

Para el fiscal también se vio acreditada lo portación del arma, ya que "hay evidencia fundante" y los testigos así lo confirmaron. Entonces el funcionario justificó que la calificación que encuadra la conducta de J. es la de "autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego de uso civil".

Así, al requerir 22 años de prisión para Tito argumentó que el pedido de pena se funda en la naturaleza del hecho, su gravedad y "el desprecio que mostró por la vida. Nada es justificativo de una lesión por una reyerta de vieja data, cuya única forma de solucionarla es efectuarle innumerables disparos de arma de fuego, impactando cinco de ellos".

Defensa

El juez Román Lanzón le dio paso a la exposición de la defensora pública Graciela San Miguel, quien atacó los argumentos y la idea del caso que expuso Spelta. "Mi defendido no tuvo ninguna participación ni responsabilidad en el hecho que se atribuye", dijo la abogada, para afirmar que en el momento del hecho Tito "estaba con su familia en su casa, con su padre, madre, su mujer, su hijo de dos años, su hermana y su cuñado".

Y contrapuso otra versión. Dijo que el joven estaba con un amigo de fútbol, tomando cerveza en el patio de la casa, pero se le ocurrió ir a comprar un poco más de vino al quiosco de "la boliviana". Que allí se encontró con Vera y la novia de éste, y que volvieron sin que hubiera ningún inconveniente. Unos minutos más tarde el amigo invitó a Tito a irse con él pero su la mujer se negó, y el amigo se retiró. Luego escucharon disparos y sobrevino un ataque a la casa con bombas molotov.

Según la defensora, salvo el amigo de Vera no hubo ninguna persona que ubicara a Tito en la escena del crimen. La defensora cuestionó a los testigos de identidad reservada, otros de oídas como la madre de la víctima, y marcó contradicciones en la declaración de la novia de la víctima en relación a la descripción del arma que portaba el tirador con la que hizo el otro testigo presencial.

La abogada pidió la absolución de su defendido, cuestionó la calificación legal del caso respecto al concurso real de la portación ilegítima del arma de fuego, y el "excesivo" monto de la pena que pidió el fiscal. "Se trata de una persona joven, con familia, mujer y dos hijos. Nunca se vio involucrado en un hecho delictivo, menos de este tipo", argumentó.

Admitida

El juez Lanzón finalmente resolvió admitir la acusación tal cual la formuló la Fiscalía y en los términos planteados, ordenó la apertura del juicio, rechazó el cambio de calificación legal solicitado por la defensora y aprobó la convención probatoria material y documental ofrecida por las partes con vistas al debate oral y público.

 

Informe: Diario La Capital.