Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Anoche se llevó a cabo el Via Crucis por las distintas calles de la Ciudad.

Ayer por la noche se realizó el tradicional Vía Crucis por las calles de Pérez, con la particularidad que, al mismo tiempo, partieron los peregrinos desde distintas capillas y escuelas, para concluir, unidos en una plegaria, en la esquina de Rivadavia y Ruta 33, al pie del Anfiteatro.

Portalperez.com acompañó la procesión que partió a las 20:30 hs desde el Colegio Fátima, y recorrió 17 cuadras, entre las calles Yapeyú, López, Lavalle, Rivadavia, Juan XXIII y 9 de Julio, aproximadamente fueron 300 personas y el dato negativo fue el notable desinterés de muchas personas, que se dedicaron a dialogar en voz alta durante toda la caminata, como si sólo les importara estar presentes, cual reunión social, pero sin prestar atención a las distintas oraciones que se sucedieron.

Una vez finalizada la procesión, el Padre Marcelo Porrini brindó unas sentidas palabras que invitaron a la reflexión sobre esta etapa que vive la sociedad: “Esto que hacemos todos los años, de salir de cada capilla y de cada escuela tiene un sentido muy lindo: no siempre vamos al mismo paso, a veces algunos van más rápido, pero nos vamos encontrando igual. Este año estuvimos un tiempo sin caminar, contemplando las estaciones. También en la vida pasa eso. Vamos caminando, nos vamos encontrando, nos acompañamos, nos esperamos, nos detenemos juntos. Así que esto que hicimos esta noche sea un signo de que queremos sentir con Jesús. Que nuestro corazón sienta lo mismo que él, porque sabemos que él siente lo mismo que nosotros”.

“Ojalá que nos vayamos con el corazón lleno para poder acompañarnos. Seguramente todos en nuestra familia, con nuestros amigos, en nuestros barrios, tenemos gente que necesita ser acompañada. En esta Semana Santa, hagámoslo. En toda nuestra vida, hagámoslo. Y que también esto nos haya preparado para celebrar mañana y el domingo la gran alegría de la resurrección, la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte. El amor siempre es más fuerte, más fuerte que el dolor, que la muerte, que la tristeza y que la angustia”, fueron las palabras finales del Párroco.