Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Nota de opinión de Matías Legrestti, desde Ushuaia, Tierra del Fuego

Escribe: Matías Legrestti

Hace poco recordé que, en noviembre de 2020, se cumplen diez años de la primera reunión “oficial” que hicimos para poder concretar una idea: formar el Partido Confederal de Pérez. Supongo que la cuarentena y la nostalgia de la distancia trajeron a mi cabeza las siguientes palabras, tal vez un poco difusas y basadas en recuerdos “imprecisos”, que espero sepan saber disculpar los lectores. En concreto, terminé reflexionando un poco sobre los partidos políticos de la ciudad en las últimas décadas y sus representantes.

Cuando pienso en los partidos más grandes, con mayor peso en este período -a partir de 1995 aproximadamente- recuerdo quienes eran los máximos referentes políticos en Pérez: el Partido Justicialista con Don José Moisés Pariente y el gran opositor en la Unión Cívica Radical, Fernando Ramírez. En cuanto al primer partido, uno puede observar que es el que mejor ha sabido resurgir de sus derrotas. En el 2003, Darío Corsalini supo convertirse en el “heredero” del espacio que había dejado el dirigente más importante que había tenido el peronismo durante una década. Y a pesar de la pérdida de la intendencia en 2011, dos ex funcionarios de él supieron otorgarle nuevamente al Partido Justicialista la conducción de la ciudad: el actual Intendente, Pablo Corsalini y el Presidente del Consejo Municipal, Mauro Rosas.

En cuanto al radicalismo, el ex intendente Fernando Ramírez-en “sintonía” con el contexto nacional luego del gobierno del ex presidente Fernando de la Rúa- luego de culminar su mandato dejó un vacío que ninguna figura fuerte pudo volver a ocupar. En parte, “culpa de un contexto nacional y provincial” que debilitó a la UCR obligándola a alianzas, no siempre favorables, con el socialismo en Santa Fe en 2007 y con el PRO en 2015 a nivel nacional. Sin embargo, aunque a nivel nacional y provincial este partido ha perdido mucho peso, a nivel municipios y comunas sigue siendo un partido muy fuerte. Pero, en Pérez, basándome en los números de las elecciones del 2003 en adelante, puede verse la jerarquía que perdió en el espacio político de la ciudad.

El partido político que -a nivel provincial y municipal- vino a reemplazar al radicalismo como opositor fue el Partido Socialista. En 2011 logró una gran victoria con Tito Marinsaldi a la cabeza que -en el mejor de los casos- terminó siendo un intervalo entre un gobierno justicialista y otro. Sin embargo,logró una rápida renovación generacional que, a contramano de la derrota a nivel provincial,le permitió retomar la iniciativa en la última elección con Patricio Legrestti como nuevo consejal y referente.

La izquierda en la ciudad también tuvo una renovación en los últimos años. Recuerdo un crecimiento importante de votos, luego de la crisis del 2001;tendencia que tuvo repercusión en algunas elecciones posteriores pero que no pudo sostenerse. Al igual que pasó “a nivel mundial”, me atrevería a decir que de la “vieja izquierda” heredera de la Guerra Fría surgió una “nueva izquierda”, más relacionada con cuestiones de género, multiculturalismo, ecología, etc, que hoy encabeza muy bien Alejo Iztegui.

Una mención aparte merece un partido cuya fuerza política ha recaído estrepitosamente, tanto a nivel provincial como municipal, pero cuya historia e importancia no puede ser obviada: el Partido Demócrata Progresista. También recuerdo que en la ciudad surgió con fuerza una expresión local del ARI -encabezado por Elisa Carrió en la nación- que, al igual que a nivel nacional, no pudo sostenerse en el tiempo.

Este “recuento” histórico, en el cual pido disculpen a mi memoria si me olvido de algún referente de relevancia, me lleva a pensar la difícil relación que existe entre “los contextos nacional-provincial-municipal” y en última instanciaa recordar el Partido Confederal. La idea esencial era formar un partido político que tuviera en el centro A LOS PERECINOS Y A “LO PERECINO”. Dicho de otro modo, que más allá de los conflictos “políticos, ideológicos y partidarios”que pudieran darse en otro nivel (nacional o provincial) eso no afectara el trabajo que debe realizarse por y para los vecinos. En palabras de Benedict Anderson, trabajar para la “comunidad real”.

Debo decir a la distancia que -aunque no se logró el objetivo principal que era poder entrar y trabajar desde el Consejo Municipal por y para la ciudad- se aportó un granito de arena (al menos eso quiero creer yo) para intentar hacer de Pérez un lugar mejor. A algunos, como mi caso, nos tocó ser la cara visible, pero lo más importante de estas palabras es el AGRADECIMIENTO INFINITO A TODA LA GENTE QUE PARTICIPO. De mil formas interminables de enumerar: algunos y algunas al principio pusieron una firma de aval o aceptaron formar parte de una comisión provisoria, para un proyecto que “bien no se sabía que era”, si se podía concretar o era tan sólo una “fantasía”. Otros aportaron sus hogares para reuniones, dinero para comprar pintura, ya sea para pintar una plaza de barrio que lo necesitaba o para las modestas pancartas de la campaña política. El Partido Confederal era mucho más amplio que las caras visibles, fue un hermoso proyecto que no se podría haber concretado y llevado adelante si no fuera por el aporte de muchísimos vecinos que lo hicieron con la mayor generosidad y fe en lo que hacíamos.

A todos ellos deseo agradecerles. A todos los demás vecinos de la ciudad, aprovecho para enviarles un fuerte abrazo a la distancia. En última instancia pienso que en Pérez, como en toda sociedad humana hay diferencias, conflictos y disputas (políticas y de otro tenor), pero lo que hace diferente a la ciudad es que todos valoramos y sabemos-parafraseando a un ex presidente de nuestro país- que“perecinos somos todos”. Ese valor de unidad, que en la ciudad se fue perdiendo en las últimas décadas, es aquello que creo debe recuperarse ypor lo que vale la pena luchar.

 

Matías Legrestti. DNI 28.582.673