Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Eso que sentimos

Por: Vanesa Coronel

La semana pasada hicimos un recorrido por la dimensión corporal del ser humano, su importancia y las implicancias para lograr equilibrio y bienestar.

Los humanos somos seres pensantes y sintientes. La conexión con nuestra alma muchas veces viene dada por aquello que sentimos, que nos indica dónde estamos parados con respecto a…

Todas las personas se alegran, lloran, ríen, se enfurecen, sienten afecto o ira. Estos sentimientos son posibles gracias a un mecanismo llamado emoción, a través del cual, lo objetivo se internaliza y se convierte en un hecho humano.

Aunque habitualmente se ubique a las emociones de corazón, estas se localizan en el cerebro y operan a través de distintos mecanismos psíquicos y fisiológicos.

Más allá de la razón, facultad que permite al hombre satisfacer sus deseos en forma inteligente, los seres humanos tienen sentimientos que los diferencian de máquinas complejas diseñadas para trabajar continuamente.

Sin las emociones, no sería posible conocer el amor, la felicidad, la pena, la ilusión ni el goce, entre algunos de los sentimientos más habituales.

Sin embargo, a pesar de que todos conocemos algo acerca de los sentimientos por experimentarlos a diario, desde el punto de vista científico no son tan fáciles de investigar ni describir, ya que no se los puede observar en forma objetiva.

Las emociones irrumpen en el fluir de la vida generando un cambio en nuestro espacio de posibilidades a raíz de determinados acontecimientos.

Es un estado sistémico de la persona que incluye aspectos fisiológicos, mentales, impulsivos y de comportamiento.

La palabra emoción deriva de raíces latinas que significan agitar. De ahí la idea de manifestar algo interno hacia el exterior, que es uno de los aspectos más notables de la emoción.

Cada emoción ocurre en el polo del eje Placer-Dolor: No hay emociones buenas o malas, cualquier emoción puede ser una oportunidad de crecimiento o una fuente de sufrimiento.

Por otro lado, también es una fuente de energía y algo que se siente, que se experimenta, pero asimismo es un estado fisiológico que se puede observar y registrar.

Normalmente puede decirse que una persona esta triste, enojada o contenta y esto es posible gracias a lo que esa persona expresa. Las manifestaciones externas que distinguen una emoción de otra se relacionan con una reacción universal y básica llamada respuesta de sorpresa. Este es un comportamiento sensiblemente idéntico de un sujeto a otro y esta desencadenado por un estímulo inesperado y, podría ser un estado preparatorio para los comportamientos de miedo y enojo. Consiste en una modificación de la posición del cuerpo, que se produce notablemente rápido, en la que los hombros se levantan, los músculos del cuello se contraen, comienza un leve parpadeo y la boca se contrae. Todo este proceso se produce en menos de medio segundo. En la cara pueden verse claramente las emociones, precisamente porque en esa zona la piel y los músculos son más móviles y están asociados a diferentes órganos de los sentidos. Además, cualquier cambio que se produzca en el rostro es rápidamente captado por los otros y hasta pueden convertirse en una forma de comunicación con quienes nos rodean. Es el llamado lenguaje no-verbal.

Para cerrar esta segunda entrega te invito a que te observes en tus emociones:

¿Qué emociones son las que te encontrás sintiendo más a menudo?

¿Cómo es la expresión de las mismas en tu cuerpo?

¿Qué lenguaje usas para expresarlas?

Ojala las preguntas te guíen para encontrarte…

¡Buen viaje!

 

  • Vanesa Coronel
    Lic. en Comunicación Social
    Coach Ontológico Profesional
  • Blog: http://vanesacoronel.blogspot.com.ar/
  • Linkedin: Vanesa Coronel
  • Facebook: Coaching Holístico
  • Twitter: @EspiralComunica
  • Contacto: 3465-592796