Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Reeditaron el duelo del año pasado. Esta vez, Central le ganó 2 a 1 a Boca y pasó a semifinales de la Copa Argentina.

Por: Andrés Marinangeli. Entrenador UEFA PRO.

Merecido triunfo canalla por 2 a 1 para llegar a semifinales de la Copa Argentina. Con fútbol, coraje y un gran despliegue físico en la primera parte del juego Central justificó la victoria.

Los jugadores de Rosario Central salieron decididos por el triunfo para reafirmar a su entrenador y le regalaron una inmensa victoria que fortifica el proceso de Eduardo Coudet al que sólo le falta coronarlo con un campeonato.

Cambios. El canalla salió al terreno de juego con dos modificaciones, una en la defensa con el ingreso de Marcos Torsiglieri y en la delantera la presencia de Herrera por Teo intuía las intenciones de Coudet  a primera instancia: Sacrificio, lucha, pressing desde primera línea ofensiva. Los delanteros de central fueron los primeros defensores.

Coudet reafirmó sus convicciones y de arranque el sistema fue el mismo de siempre: línea de cuatro defensas con incorporación de los laterales al ataque, un medio centro de contención (Martínez), dos interiores de IDA y VUELTA (Fernández y Montoya), un enganche (Mágico Lo Celso) y dos puntas Ruben/Herrera.

Boca Juniors, dirigido por los hermanos Schelotto, también dispusieron un sistema de 4 defensas con laterales largos, pero en el medio campo en la primera parte del juego sumaron densidad de futbolistas con un doble pivote (Pérez-Barrios), tres medias puntas (Bentancur-Centurión-Pavón), arriba sólo el apache Tevez.

DE ARRANQUE. El canalla salió a disputar el balón en campo rival, recuperar el esférico en tierras enemigas y desde allí intentar hacer daño. Con intensidad en las disputas, un pressing asfixiante y una superioridad de hombres en la línea del balón el equipo de Coudet fue claro dominador en el inicio del juego.

Villagra tuvo la primera oportunidad de abrir el marcador en una incorporación al ataque tras una asistencia de Lo Celso pero su remate fue desviado por Sara al tiro de esquina. Boca contestó con un tibio remate de Pavón que se fue dos metros afuera.

Montoya y Fernández eran dos locomotoras por las bandas, Centurión y Pavón les veían el número en sus espaldas, la dinámica centralista se imponía en la primera parte del juego, convencidos en que cada pelota dividida era la última que iban a disputar.

El acierto centralista en la primera parte fue la buena presión que ejercieron sobre los 3 medias puntas de Boca. Los laterales de Central se adelantaban siempre 10 a 15 metros a marcar (anticipar) tanto a Pavón como a Centurión,  lo mismo hacía Martínez con Bentancur y los centrales con Tevez, cuando bajaba a enlazar algún balón en la zona media. Central fue la mosca detrás de la oreja.

Y Boca Juniors? Sólo el corazón de Pablo Pérez distribuyendo el balón intentando ir para adelante y el Apache Tevez bajando metros para iniciar el juego ofensivo de su equipo. Muy poco para tantas figuras juntas. Centurión y Bentacur, ausentes sin aviso.

LOS GOLES. Montoya desbordó por su sector hasta la línea de meta y sacó el centro de la muerte. El balón flotó por tierras cordobesas y se depositó en el empeine de Fernández. Con alma y vida, en un gesto técnico perfecto, el jugador canalla envió el balón al fondo de la red.

Central no se conformó con la mínima diferencia y a cada balón dividido le sumaba ALTA INTENSIDAD. A la inversa del primer gol, el balón llegó ejecutado por Fernández desde el sector izquierdo al corazón del área pero ni Ruben ni Herrera pudieron rematar de cabeza, la pelota siguió camino y encontró al otro interior, Montoya quien no dudó en tirar al arco de Sara, el balón fue con potencia pero hacia la mitad del arco donde estaba posicionado el arquero. Un mal blocaje del uno de Boca y posterior rechace al corazón del área dejó en bandeja el gol al Chaqueño Herrera. Dos a cero justificado.

SEGUNDA PARTE. Como era de esperar Boca reaccionó y jugó a lo Boca, como un grande que es. Guillermo Barros Schelotto sacó del campo a un intrascendente Barrios  y le dio pista a un 9 referencia, Benedetto.

Tévez bajó unos metros a interactuar con la pelota que es lo que más sabe y Boca Juniors se fue apoderando del juego. Las situaciones de gol fueron llegando pero el poste, el travesaño y las manos de un muy seguro Sosa le negaron acortar la distancia.

Central se replegó en su propio campo, esperando liquidar con algún contraataque, Boca dispuso terreno y posesión del balón pero el camino para llegar al gol no encontró claridad.

Los defensas centrales canallas aportaron un excelente juego aéreo despejando todo balón que caía en inmediaciones del  aérea. Torsiglieri y Gissi estuvieron a la altura de las circunstancias.

El entrenador de Boca demoró en hacer los cambios ya que ni Bentancur ni Pavón influían en el juego ofensivo de su equipo. La inclusión de Bou fue tardía y el gol en el descuento de Benedetto sólo suma para la estadística.

La partida táctica ampliamente fue ganada por Coudet con sus locomotoras por las bandas.

Central se tomó revancha de la final pasada y con justicia llega a una nueva instancia de la Copa Argentina.

Coudet merece un título con su equipo quien esta oportunidad dio la cara por él y se abraza a una nueva ilusión, la de una vez por todas darle un título a su fiel hinchada.