Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Apreciar lo que hay

Por: Vanesa Coronel.

La familia es el núcleo vital de toda sociedad y como tal, su desarrollo y valorización hacen la diferencia.

La mayoría del tiempo, sobre todo cuando las cosas van mal, miramos más para afuera, que para adentro. Buscamos culpables externos, y frases como “el mundo está perdido” o “la sociedad es un desastre” abundan en nuestro lenguaje...

Hasta lo que conocemos, para los males que nos aquejan, veníamos aplicando un modelo llamado de Resolución de conflictos, basado en una postura tradicional que busca resolver problemas (encontrar lo que está mal y forjar soluciones para arreglar los problemas).

Hoy en día, está en auge en las organizaciones la utilización de una metodología llamada Diálogos Apreciativos.

Los Diálogos Apreciativos, en cuanto concepto y enfoque concebidos y descriptos en el trabajo del Dr. David Cooperrider y sus colegas de la Escuela de Negocios Weatherhead the Case Western Reserve University, (Ohio, EE.UU) son una visión global, un paradigma de pensamiento, la búsqueda co-evolutiva de lo mejor de las personas, sus organizaciones, y lo pertinente al mundo en el que se encuentran.

El núcleo de los Diálogos Apreciativos es el arte y la práctica de formular preguntas que fortalecen la capacidad de un sistema para aprehender, anticipar y enaltecer el potencial positivo.

Y esto ¿cómo se aplicaría al núcleo familiar?, te preguntarás. Pues bien, llevado a la cotidianeidad de una familia, esto puede aplicarse perfectamente. Como veremos esta técnica no pone el foco en el problema. Se trata de conocer y potenciar fortalezas para obtener los resultados buscados.

Generalmente, cuando se nos presenta un conflicto, situación, más allá de charlarlo en familia, lo que solemos hacer con más frecuencia es buscar un culpable, marcar el error, poner nuevas reglas, prohibir determinadas acciones, retar, castigar, ahondar en lo repetitivo de la negatividad de ese rasgo en el otro.

Mi mirada hoy, apunta a tomar de esta corriente de pensamiento la idea fundamental:

Apreciar al otro = Indagar desde lo valioso que tiene esa persona

Y ¿cómo hago esto en medio de un enojo? Bien, primero canalizar ese enojo y no perder de foco lo que uno quiere lograr con este método. Buscar un momento donde el estado emocional de la familia sea armonioso.

La pregunta principal para comenzar seria:

¿Qué cosas, acciones, rituales, características, etcétera, queremos mantener/conservar?

Existen cuatro fases en esta metodología:

  1. Descubrimiento: Piensen en un momento feliz o exitoso. Otra opción es buscar tres características o capacidades positivas de cada miembro de la familia.
  2. Sueño: Imaginen cómo sería el día perfecto con su familia. ¿Cuáles son sus deseos más profundos? ¿Cuáles son algunas formas de interacción con otros en la familia que funcionan?
  3. Diseño: Formas de conseguir esos sueños. ¿Cómo podemos lograr lo que imaginamos en la fase de sueño?
  4. Destino (ejecución): Este paso se centra en elegir con lo que seguirá adelante. Acciones concretas que cada uno hará para lograr lo que buscan.

Los beneficios de este tipo de enfoque son muchos, entre ellos:

  • Se eleva la autoestima y auto-eficacia
  • Mejoramos la calidad de nuestras relaciones
  • Ampliamos nuestro marco de oportunidades y posibilidades

ES ELEGIR LO MEJOR SIN NEGAR DEBILIDADES.

Ojalá te sea de utilidad leerme.

¡Gracias!

 

  • Vanesa Coronel
    Licenciada en Comunicación Social
    Coach Ontológico Profesional
  • Blog: http://vanesacoronel.blogspot.com.ar/
  • Linkedin: Vanesa Coronel
  • Facebook: Coaching Holístico
  • Twitter: @EspiralComunica
  • Contacto: 3465-592796