Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Lo afirmaron desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) manifestó hoy su profunda preocupación y solidaridad por la inusual emergencia hídrica que golpeó a Santa Fe, ya que de las 13,6 millones de hectáreas de la superficie total de la provincia, más de la mitad está bajo el agua.
 
Por su parte, la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CARSFE) calculó pérdidas en lechería, ganadería bovina,  agricultura y otras producciones por 2.724 millones de dólares.
 
La entidad alertó que la emergencia hídrica santafesina “por su magnitud se ha convertido en una de las más graves de su historia”.
 
“Se han visto perjudicados todos los sectores productivos: la lechería, la ganadería vacuna, la agricultura -especialmente el cultivo de soja-, las actividades porcina, avícola y apícola, los cultivos regionales de arroz, frutilla y caña de azúcar, la horticultura, en fin, todos los rubros agropecuarios”, sostuvo el mensaje.
 
La Bolsa rosarina mantuvo una reunión en Rosario convocada por el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, para evaluar la situación, en la que participaron también los ministros de la Producción, Luis Contigiani, y de Infraestructura y Transporte, José León Garibay, y entidades agropecuarias, como CARSFE, Coninagro, Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria Argentina, Agricultores Federados Argentinos, ACSOJA y CASEM, entre otras.
 
El propósito del encuentro -además de compartir un diagnóstico de la emergencia- fue evaluar las medidas adoptadas, como subsidios directos a productores lecheros y hortícolas, créditos a tasa subsidiada y con períodos de gracia para financiar deudas contraídas y encarar la próxima campaña.
 
Además, se analizó poner en marcha el diferimiento y financiamiento de facturas eléctricas, implementación de un Fondo Rotatorio destinado a financiar la cosecha y siembra de caña de azúcar, entre otras medidas.
 
Para la Bolsa rosarina, “sin dudas, lo más urgente en este momento será el otorgamiento de créditos blandos para inundados a baja tasa de interés y en condiciones muy beneficiosas para que los productores intenten afrontar el nuevo ciclo productivo”.
 
Hubo coincidencia en la necesidad de gestionar ante el gobierno  nacional soluciones que deberán ser extraordinarias e inmediatas, por la magnitud del daño producido por las inundaciones, que en conjunto fue estimado en más de 2.500 millones de dólares en los diferentes sectores económicos.
 
Además, se requirió al Estado nacional un aporte extraordinario para la reconstrucción de rutas, caminos rurales, puentes y obras hidráulicas y se evaluó que habrá “graves y penosos” efectos en el plano social.
 
La situación afectó a 18 de los 19 departamentos santafesinos; pero, en particular, golpeó duramente a algunos distritos de General Obligado, San Javier, Garay, Las Colonias, Castellanos, San Cristóbal, San Justo, San Martín, Vera, 9 de Julio, San Jerónimo y Belgrano.