Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Matías Legrestti, del Partido Confederal, envió una nota de opinión sobre la gestión del ex Intendente.

Tengo varios recuerdos, tan viejos, que carecen en algunos aspectos de claridad, de exactitud, pero, en esa catarata de imágenes y palabras también tengo recuerdos exactos. Año más, año menos, corría 1994 y el país ya empezaba a sufrir la decadencia total a la que Menem nos llevaba. Los dos partidos mayoritarios (el peronismo y los radicales) hacían la vista gorda (si es que no fueron cómplices) de una etapa nefasta en la historia Argentina. Sin embargo, integrantes de esos dos partidos (aliados con grupos políticos más chicos) comenzaron a denunciar el camino desastroso que se estaba recorriendo, y, al no tener respuesta en sus propios partidos, decidieron unirse para dar una tercera opción política. Surgió así el FREPASO, que sacó el segundo lugar en las elecciones presidenciales de 1995 con José Bordón a la cabeza.

En Pérez, el panorama electoral, acercándose las elecciones de 1999, también presentaba una polaridad entre el justicialismo encabezado por Don José Moisés Pariente y Darío Pariente y el radicalismo, encabezado por Fernando Ramírez. En sintonía con el FREPASO a nivel nacional, se intentó hacer una opción local, organizada entre otras personas por Don Orlando Marinsaldi y mi papá. Recuerdo varias charlas, en el comedor de casa, y entre mate y mate, generalmente Don Orlando traía ideas, proyectos y mi papá lo aconsejaba, los seleccionaba, los amoldaba a la escala que creía más conveniente. Pero, la idea más clara que compartían firmemente, era ofrecer a los perecinos una tercera opción política que fuera distinta a la de los dos candidatos fuertes de aquel momento.

Cuando Alejandro “Tito” Marinsaldi heredó este proyecto (iniciado en el siglo pasado) logró el gran objetivo y llegó a la intendencia de la ciudad en el año 2011. Pero, lamentablemente, gran parte de los dirigentes que lo acompañaron fueron “hijos políticos” de los gobiernos que él mismo debía superar. Para 1999, Don Orlando y mi papá buscaban ofrecer una opción distinta en Pérez, al justicialismo de Don Pariente y, en el frente opositor, distinta al ex intendente Fernando Ramírez. Cuando Tito Marinsaldi apostó a formar su gobierno con ex integrantes de aquellas gestiones, no sólo traicionaba (creo sin darse cuenta) la esencia original de aquel proyecto, sino también, que se “auto-impedía” la posibilidad de hacer una buena gestión municipal, con una nueva forma de pensar la política de la ciudad.

Sus socios, tanto en el gabinete municipal como en el Concejo, ya habían tenido posibilidad de demostrar sus capacidades de gestión en otras oportunidades, y las mismas, o no fueron de gran nivel, o, repetían las “viejas formas” de hacer política, que demostraron su desgaste y/o fracaso en el año 2003, dando lugar a un “vacío político” que bien supo ocupar luego Darío Corsalini.

La “crónica de un fracaso anunciado”, puede hacerse con facilidad con el diario del lunes. Pero, por tal motivo, para ir finalizando me remito a un párrafo que escribí en un medio local (NotiVentas N° 365 16/08/11) en el año 2011, alertando esta situación que, lamentablemente, se dio, desperdiciando cuatro años de gestión para hacer de Pérez un lugar mejor: “…nuevo intendente electo: si su imagen, tanto política como personal, tienen una visión muy positiva por parte de todos los perecinos, deberá tener mucho criterio a la hora de designar las personas que integren su gestión…por más buena, honesta y eficiente sea la persona gobernante, sola no puede con todo y es ahí en donde el conjunto de colaboradores se hace más importante que el cargo Ejecutivo mismo”.

Lamentablemente, para todos los perecinos, Marinsaldi no pudo, quiso o supo formar algo nuevo y, sobre el intento que otros tuvieron de fundar nuevos cimientos para la política perecina, sólo pudo construir un “edificio” que rescataba lo más desgastado y/o peor de la “vieja política”.

 

Matías Legrestti DNI 28.582.673