Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Central y San Lorenzo igualaron ayer en el Gigante. Partido chato y de pocas luces.

Por: Andrés Marinangeli, Entrenador UEFA PRO (www.AndresMarinangeli.com)

Ausente el fútbol y los goles en el Gigante de Arroyito. Empate con sabor a poco para los locales, ya que la visita presentó un equipo alternativo con pocas caras conocidas.

El equipo de Montero no encontró los caminos al gol jugando la mitad del encuentro con un jugador de más, desaprovechando una gran oportunidad de darle valor al punto conseguido en Santa Fe la jornada anterior.

MISMO EQUIPO. El entrenador centralista repitió los mismos once de la primera fecha y también sistema. El Ruso Rodríguez en la portería, línea de 4 defensas con dedicación ofensiva de los laterales en las incorporaciones al ataque, tanto en el sector izquierdo con Parot, como en el derecho con Ferrari. La dupla central Leguizamón-Martínez, sólida con buena salida de balón.

El doble pivote en el medio campo con los colorados Romero y Gil repartiéndose el marcaje y la distribución del balón, por las bandas e intercambiando sectores Camacho y Carrizo. Arriba dos puros delanteros centro, como Zampedri y Marco Ruben, buscando sus oportunidades de gol donde viven los 9: en el corazón del área rival.

Un sistema 1-4-4-2 de manual con una buena distribución del espacio y con vocación ofensiva.

La visita llegó a Rosario pensando en su compromiso de entresemana por Copa Libertadores, su entrenador les dio la oportunidad a varios juveniles y jugadores con pocos minutos en cancha.

Diego Aguirre, bajo un sistema 1-4-1-4-1, de inicio planteó un partido inteligente sobre poblando el medio campo con Piris Da Motta de volante central y por delante de él dos velocistas en las bandas, Merlini en la izquierda y Gudiño en la derecha, en el interior dos “jugones” como Quignón y Alexis Castro para el control del juego ofensivo y arriba solito el potente número 9 Reniero.

PRIMERA PARTE. Con buenas intenciones de juego, a pesar del campo mojado, los dos equipos propusieron dominar el partido mediante la posesión del balón. Las imprecisiones en los pases, poca movilidad para generar líneas de pase y escasa profundidad ofensiva (pases en verticalidad) le dieron al partido un ritmo de juego lento y previsible. Los arqueros fueron testigo como los dos equipos se prestaban el balón. Un cabezazo de Merlini que pasó cerca del poste izquierdo del Ruso Rodríguez y un error de éste en la salida fueron las “aproximaciones de la visita”

Una simulación de penal por parte de Marco Ruben y una jugada de rebote en la que Zampedri no pudo asistir a Ruben fueron las “aproximaciones de Central en la primera parte”.

EXPULSIÓN: No se cumplió la LEY DEL EX, ya que Víctor Salazar recibió la tarjeta roja en el minuto 42 de la primera parte dejando a su equipo con un jugador menos. Mucha ventaja para el local con toda una segunda parte por disputar.

El entrenador visitante movió el banco y le dio entrada al otro Zalazar del equipo. Afuera Merlini quedando el equipo en dos líneas de 4 bien compactas y arriba a la buena de dios el tanque Reniero.

SEGUNDA PARTE: El local con un hombre más llevó el peso ofensivo del partido, las combinaciones entre Gil, Carrizo y Camacho no encontraban el camino al gol. Esa asistencia, ese último pase a los puntas canallas no llegaban… El peligro real de Central provenía desde las bandas con centros de los laterales, siempre despejados por la segura dupla central azulgrana.

Montero, atento a la poca profundidad del equipo, le dio entrada a Colman en lugar de Romero, para que se ponga el equipo al hombro y haga funcionar con más rapidez la circulación del balón. Central mantenía la posesión pero no llegaba con ocasiones claras de gol. San Lorenzo con dos líneas de 4 bien juntas esperaba resistir y encontrar algún contraataque en los espacios que dejaba el canalla en sus ataques. Para ello ingresó Botta, un hábil y rapidito extremo izquierdo que le dio vida al ataque visitante.

El ingreso del juvenil Rivas, en lugar del Pachi Carrizo, para romper la monotonía de los ataques centralistas y el de Herrera para definir alguna jugada improvista no tuvieron efecto en el desarrollo de los últimos 15 minutos del partido.

La única opción de gol para el local estuvo en la cabeza de Zampedri, quien libre de marca en el corazón del área quiso ubicar el balón en el palo lejano de Torrico pero el remate fue débil quedando en las seguras manos del uno visitante.

Empate con sabor amargo para el local donde el punto conseguido sabe a poco.

Montero deberá buscar las alternativas ofensivas para generar más volumen de juego y oportunidades de gol para sus dos potentes goleadores.