Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Ayer recapturaron a uno de los tres prófugos por el triple crimen de General Rodriguez. Siguen buscando a los otros dos delincuentes. (Informe de Telam)

Si bien inicialmente varias fuentes oficiales informaron que los tres habían sido capturados entre la mañana y el mediodía, por la tarde el jefe de la Policía Federal Argentina, Román Di Santo, aclaró que sólo el menor de los Lanatta había sido atrapado.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, explicó esta noche que la difusión de esa noticia se debió a que recibieron "una información falsa" y la vinculó a "ramificaciones que tiene el delito en las estructuras políticas, judiciales y de las fuerzas de seguridad".

En una conferencia de prensa desde el aeropuerto de Sauce Viejo, en Santa Fe, la ministra alertó que "esto pudo haber significado darle tiempo a los otros dos" para que continuaran la fuga, y destacó: "Lo importante es que hoy capturamos a uno de los tres".

"Es una noticia importante, trascendente, que en este gobierno no hay impunidad", remarcó Bullrich.

Lanatta (42) fue apresado alrededor de las 10 en la localidad de Cayastá, a unos 80 kilómetros al norte de la capital santafesina, luego de que volcara la camioneta en la que viajaba con su hermano Cristian (44) y Schillaci (35).

El jefe de la Policí­a de Santa Fe, Rafael Grau, aseguró que el prófugo "no se resistió para nada" y fue apresado por el comisario y dos suboficiales de la seccional local cuando lo sorprendieron caminando por un camino rural.

La captura se produjo en un sector cercano al kilómetro 68 de la ruta 1, cerca de la planta arrocera Trimacer, y luego el detenido fue llevado a la comisarí­a quinta de Cayastá, donde fue atendido por un médico policial por una herida en el rostro.

Posteriormente, a la 18.45, el detenido fue trasladado protegido con un casco de la Gendarmería desde la seccional hacia un helicóptero que lo llevó al aeropuerto Sauce Viejo de Santa Fe capital.

Luego, fue llevado en avión hasta el aeroparque Jorge Newbery y desde allí trasladado a los tribunales federales de Retiro, en medio de un importante operativo de seguridad, para que el juez federal Sergio Torres lo entrevistara con el fin de comunicarle los delitos que se le imputan y lo sometieran a un reconocimiento médico.

Los fiscales Jorge Di Lello, que interviene en la causa, y su par de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, que brinda cooperación, también lo aguardaban para la entrevista en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py, que fue totalmente cerrado.

Lanatta quedó a disposición de Torres, que investiga la posible participación en el caso de organizaciones narcocriminales; en manera conjunta con el juzgado de garantías 3 de Azul, a cargo de la causa de la evasión, y el juzgado de Ejecución Penal de Mercedes, que controla el cumplimiento de la condena por el triple crimen.

El magistrado le fijó a Lanatta como alojamiento la Unidad Uno del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza, aunque luego podría ser llevado a otro penal.

Mientras tanto, Di Santo informó que van a seguir los operativos para detener a los dos prófugos que faltan porque "son de una criminalidad que no tiene nombre" y señaló que "se sabe en que radio están".

Lanatta y Schillaci eran buscados por aire, tierra y también por agua en botes de la Prefectura Naval, ya que las zonas por donde fueron vistos están afectadas por inundaciones y cerca del río Paraná.

Di Santo no quiso responder a qué se debió el error en la información sobre las tres detenciones suministrada este mediodí­a a la prensa tanto por la página de la Procuración General de la Nación como por voceros oficiales y aclaró que no fue él quien la dio.

Por su parte, el juez Torres contó en el canal TN que al mediodía le informaron desde el Ministerio de Seguridad de la Nación que los tres fugitivos habían sido capturados, pero por la tarde le aclararon que sólo Martín Lanatta estaba preso.

Antes de que se produjera esa detención, fuentes policiales dijeron a Télam que los delincuentes mantuvieron cautivo durante dos dí­­as en la ciudad de Santa Fe a un ingeniero agrónomo al que secuestraron el jueves en la localidad de San Carlos, donde protagonizaron dos tiroteos en los que hirieron a balazos a dos gendarmes.

En ese lapso, los Lanatta y Schillaci consiguieron plotear con inscripciones de "Gendarmerí­­a" la camioneta Volkswagen Amarok del ingeniero, y finalmente esta madrugada lo dejaron maniatado en su departamento de la capital santafesina y continuaron su escape por caminos secundarios hacia el norte de la provincia.

Los voceros consultados dijeron que en la zona sur de Cayastá efectuaron una mala maniobra, volcaron la camioneta y continuaron la fuga a pie a través de los campos.

Al respecto, la secretaria comunal de Cayastá, Viviana Agusti, relató que "se metieron por un camino transversal y volcaron con la camioneta" porque "se quedaron empantanados".

"La ruta Uno va paralela al rí­­o Paraná, y tiene muy pocos caminos transversales, ahora hay plena creciente o inundación y los campos se han inundado", explicó la funcionaria.

Los fugitivos continuaron a pie y esta madrugada ingresaron a la casa de un productor agropecuario ubicada en la localidad de Campo del Medio, donde le robaron su camioneta y su teléfono celular.

El hombre, llamado Héctor Ferreira, contó que los prófugos le tiraron la puerta abajo a la 1.30 de la madrugada.

"Estaban los tres, uno estaba lastimado, los otros dos estaban bien. Me dijeron que la Policí­a les tiró, pero no, era mentira, habí­a volcado la camioneta" en la que vení­an, afirmó el productor, que señaló que los prófugos le dijeron que los estaban siguiendo porque "andaban con droga".

El hombre explicó que la camioneta en la que viajaban hasta ese momento los fugitivos estaba a unos mil metros de su casa y ellos llegaron a pie, fuertemente armados, incluso con un FAL, y vestidos de verde, como gendarmes.

A continuación, cortaron un cable de teléfono y lo ataron boca abajo y con las manos hacia atrás en la habitación de la casa.
Posteriormente, los prófugos tomaron ropa del hombre y todo lo que habí­a dentro de la heladera, especialmente jugos, y huyeron con la camioneta, la que fue encontrada abandonada más tarde en un camino que va hacia la ruta 62.

Aparentemente el último lugar al que fueron antes de que Lanatta fuera detenido fue una casa también ubicada en Campo del Medio, cerca de Cayastá, donde le pidieron agua a un lugareño que los reconoció y los denunció a la Policí­a.