Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

En la reunión acordaron "ser una fuerza política de oposición en el ámbito nacional".

Hemos asistido días atrás a la asunción de un nuevo gobierno constitucional. Por primera vez, el nuevo Presidente del país surgió como resultado del proceso de balotaje previsto en la Constitución surgida de la reforma de 1994. Más de la mitad de las argentinas y los argentinos que acudieron a expresar su voluntad en las urnas, le dan al nuevo gobierno una fuerte legitimidad de origen. El país vive un clima de expectativa y de renovada esperanza que acompaña a las nuevas autoridades. El Partido Socialista saluda al nuevo gobierno electo por la voluntad popular, y a la sociedad argentina que ha renovado sus autoridades nacionales, provinciales y municipales, en democracia y de manera pacífica. Al mismo tiempo asume el compromiso de ocupar el rol que nos dio el voto popular a quienes integramos Progresistas: ser una fuerza política de oposición en el ámbito nacional.

La sociedad argentina decidió, como ya lo había anticipado en el 2013 derrotando el intento de la reforma constitucional para eliminar la limitación del mandato presidencial, que era necesario poner un freno a una concepción autoritaria del ejercicio del poder. El instrumento para hacerlo, fue el PRO y la alianza Cambiemos. La mayoría de la sociedad votó pensando más en cerrar una etapa que en las bondades y promesas de la que se inicia. Los Progresistas no fuimos vistos como una opción de cambio. La instancia del balotaje en nuestro país es una combinación caprichosa de porcentajes, pensado a medida del Justicialismo. Las elecciones generales se transformaron en una segunda vuelta para una fracción importante del electorado. Muchos votos progresistas, que acompañaron nuestra campaña y nuestro programa, optaron por el llamado voto útil. No fuimos capaces de quebrar esta tendencia de fin de ciclo. Nuestra ajustada victoria en Santa Fe, nos restó potencia y protagonismo en la elección nacional. Tuvimos en consecuencia un magro resultado electoral, pese al esfuerzo propositivo de nuestra campaña y el personal de nuestra candidata Margarita Stolbizer. En estas circunstancias ese resultado no reflejó en su justa medida la adhesión a nuestra propuesta. En cambio, logramos generar una corriente de apoyo a nuestros valores, que sin dudas constituye un caudal político que crecerá en importancia en los tiempos por venir.

Fuimos oposición clara al kirchnerismo, denunciando sus múltiples errores y acompañando algunas de sus políticas públicas. Tratamos de construir una alternativa de gobierno progresista, con más fuerzas políticas, pero manteniendo un definido perfil de centro izquierda. Fuimos derrotados por una visión que jerarquizó derrotar al kirchnerismo y por eso priorizó a quién lideraba las encuestas por sobre una política asentada en valores, sin importar con quiénes ni con qué programa. Los socialistas y las fuerzas que integramos Progresistas decidimos no ser parte de una alianza de centro derecha. Por eso no integramos Cambiemos.

Resulta oportuno recordar que los y las Socialistas no integramos ni participamos de los gobiernos surgidos de alianzas políticas de las cuales no fuimos parte. Ni en la Nación, ni en las Provincias ni en los municipios. Si queremos consolidar un sistema democrático con alternancia, las fuerzas políticas y los dirigentes que expresamos una opción alternativa a la sociedad no podemos transformarnos en parte del oficialismo. Debemos mantener nuestra coherencia, y por sobre todas las cosas, no defraudar el voto de los ciudadanos que respaldaron nuestra propuesta.

El Partido Socialista trabajará por consolidar el espacio progresista, desde nuestras gestiones de gobierno a nivel municipal y en la provincia de Santa Fe, así como desde nuestras representaciones legislativas municipales, provinciales y nacionales. Hoy hay un nuevo gobierno, con otra forma de entender la política, con sus claroscuros. Acompañaremos las iniciativas que forman parte de nuestro programa y rechazaremos aquellas contrarias a nuestros principios y valores. Confiamos en que los argentinos valorarán esta forma constructiva de oposición. La Argentina tiene un nuevo gobierno, ahora necesita reafirmar una oposición Progresista, una nueva forma de ser oposición.