Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Transformarse en posibilidad

Por: Vanesa Coronel.

Decía Ghandi: “Seamos el cambio que queremos ver.”

Esta frase así leída de corrido, a veces me parece utópica…porque nos pasamos el día quejándonos del afuera: iba por calle y un señor le decía a su hija de 13 años (aprox.) – “Me enfurece la inoperancia de la gente…, me enfurece que no me den una solución, cada vez son más las cosas que me enfurecen.”

Lean con detenimiento por favor: ME (ellos, los otros) ENFURECEN (toman la furia y me la ponen de sombrero), y yo como una VÍCTIMA de la situación me quedo sin poder hacer nada…

¿Les parece?

Ilusoriamente, podemos creer que para que algo cambie en el mundo, debe ser cambiado desde afuera. Alguien tiene que hacer “algo”.

Les voy a develar un secreto (que tal vez muchos ya sepan), la primera condición para que algo cambie, es dar un primer paso, chiquito, pero siempre desde el protagonismo, responsabilidad, compromiso, respeto y compasión.

Si quiero ver las calles limpias, podría empezar cuidando yo mis acciones con respecto a la limpieza, de mi casa, mi vereda, mi barrio, mi ciudad, pequeñas acciones, grandes resultados.

A veces no nos damos cuenta que la queja nos transforma en esclavos de la inacción y nos mantiene en un estado de angustia e insatisfacción. Porque en el fondo, sabemos que no estamos aportando, ni sumando nada con la queja…pero es adictiva y contagiosa…puffffff

Manos a la obra! ¿Qué podemos hacer para empezar a cambiar de sintonía?

  1. Crear nuestro propio círculo de influencia e identificar nuestro círculo de preocupaciones: Sólo tenemos influencia en donde tenemos poder de decisión y acción (uno mismo, relaciones, medio ambiente), y las preocupaciones son todas aquellas cosas sobre las que no tenemos poder directo y no depende sólo de nuestras decisiones y acciones). Para ampliar información podés leer esta nota: http://www.portalperez.com/content-noticia/vivir-preocupados-
  2. Identificar cuáles son las cosas que más nos incomodan de nuestro círculo de influencia: mi relación con tal, mi actitud con X, mi emoción con respecto a…, mi idea acerca de…y así.
  3. Repasar cada situación con cada una de las cosas que sentimos no nos dejan ser felices o estar en paz (hacer un planteo profundo, intentando no echar culpas, sino más bien reflexionando qué actitudes descomprimirían la cuestión).
  4. Tomar acción: esta parece ser el desafío más grande, nos preguntaremos y ahora ¿qué hago?: al principio tal vez no se trate de hacer, sino más bien de “dejar” de hacer lo que venimos haciendo, tomar consciencia de nuestras respuestas y actitudes corporales tal vez sume mucho a la hora de plantear una acción concreta. Tené en cuenta que siempre estará carcomiendo nuestra mente el pensamiento de que es el OTRO el que tiene que cambiar y mejorar. Contando con eso, más allá de esa voz, estás vos, tu ser, que quiere encontrar el equilibrio.

Si no podés darte cuenta, habla con amigos, compañeros y gente que sientas que te quiere auténticamente y a la que puedas abrirte para que te ayuden a verte desde otro ángulo (pero por favor te pido: No busques cómplices o compinches para defenestrar al OTRO), ESO RESTA.

  1. Repetí: el acto de cambiar requiere práctica, mucha práctica. Porque somos seres de hábitos arraigados e incluir nuevos hábitos requiere tiempo y práctica.
  2. Tenete paciencia y no dejes de intentar: va a haber momentos en que dirás: se va todo a la m….recordate que esto es para tu mayor bien.

Ojala te sea de utilidad leerme.

¡Buen viaje!

  • Vanesa Coronel
    en Comunicación Social
    Coach Ontológico Profesional
  • Blog: http://vanesacoronel.blogspot.com.ar/
  • Linkedin: Vanesa Coronel
  • Facebook: Coaching Holístico
  • Twitter: @EspiralComunica
  • Contacto: 3465-592796