Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

“Queremos que aparezca el cuerpo, que nos den una respuesta, y que pueda descansar en paz”, dijeron en la marcha.

Cerca de 50 personas se congregaron, ayer por la tarde, en la Plaza de Cabín 9, bajo el lema “Justicia por Valentín Reales”, desaparecido hace tres meses y del cual se conocen muy pocos datos oficiales, que son investigados, pero que dejan al desnudo las carencias y necesidades de un barrio que vive intranquilo, producto de la disputa territorial de bandas instaladas en el lugar.

portalperez.com fue el único medio presente en el lugar, y dialogó con algunos amigos del joven, que no encuentran consuelo ante la desaparición física de Valentín.

Los nombres de las personas que se animaron a hablar con portalperez.com serán preservados, para salvaguardar su identidad.

Una de las manifestantes, pidió “justicia por Valentín ¿Cómo puede ser que no estén presos (refiriéndose a quienes lo hicieron desaparecer)? Vivía con nosotros, era un amigo del barrio, queremos justicia y encontrarlo”, y agregó que “Lo conocí en la calle, como a cualquier chico, se juntaba con mi hermano. Era un chico que la familia nunca lo apoyó en nada y que hoy no las ves acá, ¿dónde están? Si los únicos que estamos son la tía, los primos y los amigos”, dijo entre lágrimas, dejando ver que la sensación en el barrio es la misma de quién se resigna a perder un ser querido: “Queremos que aparezca el cuerpo, que nos den una respuesta, y que pueda descansar en paz”.

Cabín 9 es un barrio desamparado, echado a su suerte. La ausencia del Estado se siente, pega donde más duele, porque no alcanza con pavimentar calles, inaugurar una escuela o prometer cloacas. En Cabín 9 no ocurren más tragedias porque los delincuentes no quieren, y los que miran para otro lado, los que ocultan esta realidad, deberían hacerse cargo. La policía no alcanza a dar respuestas, viven desbordados: “La policía dice que no sabe lo que pasó con Valentín ¿Cómo no van a saber, si lo conocía hasta el comisario? Cabín es un barrio donde todos nos conocemos, ¿cómo puede ser que ellos no saben nada?”, dijo una de las mujeres que se manifestó ayer por la tarde

Otra de las amigas de Valentín dio la cara ante las consultas de portalperez.com: “Queremos que alguien nos diga dónde está, lo que pasó, pasó, pero queremos despedirlo como se merece, porque fue un chico muy bueno con todos, un pibe muy humilde que si tenía un pedazo de pan y éramos cinco, él lo repartía”, y fue otra de las que insistió con la ausencia familiar: “Nos da mucha lástima que acá solamente estamos los amigos y la familia no esté, ellos nunca le dieron apoyo, por eso él siempre buscó familia en otros lugares. Muchos de los que estamos acá le brindamos techo y un plato de comida y él se sentía en familia”, a lo que también se resignó a decir que “Nosotros ya lo damos en el cielo, pero se merece el último adiós. Si él era terrible o lo que sea, lo hubieran invitado a pelear, o lo hubieran lastimado, pero la hicieron re mal. Nos contaron que lo violaron, lo cortaron y lo tiraron, eso lo sabe todo el barrio. Una semana antes de que desaparezca, a Valentín lo llevaron por la fuerza al campo (donde, al tiempo, encontraron algunas de sus pertenencias) y le gatillaron en la cabeza, en la panza, en todos lados y después, como lo dejaron suelto, Valentín le contó a mucha gente lo que le había pasado, se lo contó a su familia, y ellos le dijeron que lo iban a llevar a un hogar de menores, porque estaban cansados de sus problemas”

La situación de vulnerabilidad que padeció Valentín lo llevó a hacerse en la calle, y a la que fue obligado a vivir, por desconocer otra realidad: “La familia siempre le dio la espalda. Nosotros lo conocemos desde que Valentín tenía 8 o 9 años, cuando iba a la escuela. Después él dejó de ir y a nadie le importó, por eso terminó viviendo en la calle, incluso la policía lo traía a dormir a la comisaría cuando lo encontraban tirado en la calle, en mal estado. A la mañana Valentín volvía a la calle y así todo el tiempo. Esa fue la vida que Dios le puso en su camino”.

Consultados sobre las denuncias policiales que fueron realizando los allegados a Reales, comentaron a portalperez.com que “Vinimos muchas veces a la comisaría a hacer la denuncia y nos decían que ellos no pueden hacer nada”, dijo una de las mujeres que declaró. Otra, en la misma sintonía, refirió que “Nadie te da bola, porque dicen que Valentín era un rastrero que le robaba a cualquiera, y está bien, hoy en día todos los pibes andan robando, pero no lo tenían que matar como lo mataron”.