Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Análisis táctico de Andres Marinangeli de la victoria Leprosa 1 a 0 frente a Quilmes

Por: Andrés Marinangeli. Entrenador UEFA PRO

En el sur del gran Buenos Aires, Newell´s Old Boys logró con poco fútbol los 3 puntos que dan confianza y tranquilidad al cuadro técnico que comanda Diego Osella.

Sin brillar ni sobrarle nada, en unos 45 primeros minutos para el olvido y con un jugador menos, Ignacio Scocco se inventó una jugada “maradoniana” para ingresar al área, y de penal convertir el único tanto de la tarde.

67 DÍAS Luego de elecciones en la institución, de cambio de presidente y dirigentes, de interminables problemas en la “Barra Leprosa” y con 7 incorporaciones al gusto del entrenador, el equipo leproso saltó al terreno de juego en el sur del gran Buenos Aires.

Moiraghi y Bovoril en la defensa, Quignón y Amoroso en la línea media, son las incorporaciones que actuaron de titular en el equipo de Osella. Con el transcurso del juego Mauro Matos, Sills y Prediger también debutaron en el equipo leproso.

MISMA IDEA La concepción del juego de Osella es la de ser un equipo que primero se defienda bien para luego atacar, estar firmes atrás, líneas juntas y a partir de ello construir juego elaborado o gestionando la presión en ¾ del campo para provocar el error rival y llegar al gol con contraataques letales.

Desde la base de un sistema táctico (1-4-2-3-1) con 4 defensas, un doble pivote (Mateo/Quignon), tres medias puntas (Maxi, Formica y Amoroso) y un punta, el Newell´s de Diego Osella suma densidad de futbolistas en la línea media, y la definición recae siempre en el oportunismo del 9 (Scocco)

El PARTIDO Intentó Newell´s de arranque llevar la iniciativa del juego pero las imprecisiones y la falta de movilidad de Amoroso y Formica impidieron una buena circulación del balón. La Lepra no daba 3 pases seguidos y el pelotazo desde los centrales era moneda corriente.

La salida de balón de Newell´s sigue siendo el mayor déficit del equipo.

Quilmes, con 5 medios intentó siempre buscar el sector izquierdo de la defensa de Newell´s. Por allí Coria y el ex centralista Da Campo llevaron peligro al área visitante. Voboril sufrió demasiado por ese sector.

La primera ocasión de gol estuvo del lado leproso, vía balón detenido (córner) con un cabezazo de Sccoco al minuto 12 que el arquero Rigamonti sacó estupendamente sobre la línea. Esta ocasión fue lo único que generó el equipo de Osella en los primeros 45 minutos.

En cambio, Quilmes, a partir del minuto 20, comenzó a ganar los balones divididos en el medio campo y a llenar de centros el área leprosa. En uno de ellos, desde el sector derecho del ataque cervecero casi llega al gol, si no fuera por una buena intervención del arquero rojinegro. El más peligroso llegó del otro sector, centro del extremo Acosta y cabezazo al travesaño del 9 García. Quilmes era más y merecía la ventaja en el marcador.

SEGUNDA PARTE El comienzo de la segunda parte encontró a Newell´s  adelantado en el campo y con las líneas más juntas. Presionó  arriba y el juego fluía correctamente ya que las imprecisiones en el juego fueron mermando. Una buena triangulación entre Maxi-Amoroso-Quignon, originó un remate de la Fiera, que el arquero local envió al córner. Osella estaba conforme con su equipo ya sea en la intensidad y en la propuesta de juego en el campo rival.

El gato Fórmica sintió el esfuerzo físico y a los 67 minutos el entrenador lo sacó del campo, dando entrada al veterano Matos, un nueve que sabe dónde debe estar para marcar goles. Lo tuvo de cabeza apenas ingresó, pero su remate de cabeza se fue por arriba del travesaño.

DIEGO MATEO dejó al equipo con 10  jugadores en el minuto 70 en una inútil entrada en el medio campo. Pomelo es todo corazón y lucha, pero esas acciones sin inteligencia perjudican y mucho al equipo.

Con 10 la Lepra replegó filas y esperó su momento. Osella demoró hacer el cambio para poner a Prediger y el elegido fue Maxi Rodríguez.

Quilmes con uno más no aprovechó su ventaja y dejó pasar el tiempo.

El partido iba al empate hasta que Ignacio Scocco iluminó la tarde regateando piernas, buscando el área. Coria lo paso por encima, cometiéndole penal.  

Nacho lo transformó por gol a falta de 5 minutos para el final del partido.

La Lepra volvió feliz por el resultado, no por el juego colectivo. Las incorporaciones no dieron el salto de calidad que necesita el equipo pero ya habrá tiempo de conclusiones y vuelta a empezar.

Osella tiene mucho por mejorar.