Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

La empresa ofreció retiros voluntarios a sus trabajadores. La crisis es por la decisión nacional de no enviar más vagones para reparar.

La situación de parálisis en los talleres ferroviarios de Pérez encendió las luces de alerta en la comunidad y las autoridades. La empresa Rioro, que se dedicaba a la reparación de vagones y material rodante del Ferrocarril Belgrano Cargas y de Ferrovías, ofreció a sus alrededor de 150 trabajadores un retiro voluntario, en función de la decisión del gobierno nacional de no requerir más sus servicios.

La preocupación llevó a que el intendente de la ciudad de Pérez, Pablo Corsalini, y el diputado nacional por Santa Fe del Frente para la Victoria Marcos Cleri se reunieran con los trabajadores, a quienes la empresa les puso un plazo que vence mañana para decidir si aceptan o no el retiro.

Corsalini, en diálogo con LaCapital, explicó que "tomamos conocimiento de la situación a través de los empleados a quienes la empresa les ofreció retiros voluntarios, atento a que las áreas de Transporte del Estado nacional no iban a enviarles más material rodante ferroviario para su reparación y los recursos lo iban a destinar a cumplir los convenios de compras de coches a China rubricados con anterioridad".

Por lo pronto, unos 80 trabajadores ya habrían aceptado el retiro ofrecido, pero, alertó el intendente, "se empiezan a quedar en la calle, es una seria preocupación que esto termine con el cierre de la empresa, ya que hay un número importante de trabajadores que quieren darle continuidad a las fuentes de trabajo".

La empresa Rioro es parte del grupo Emepa, que también controla los talleres ferroviarios de Laguna Paiva y Chascomús. "Hasta el momento no tenemos una información certera de la empresa en cuanto a qué medida van a tomar, manifiestan que están esperando decisiones de los directivos del grupo", explicó Corsalini.

El mandatario insistió que "esto para nosotros es repetir la historia, ya sufrimos un cierre del ferrocarril y el desempleo, porque la actividad ferroviaria ha sido el motor y el corazón de la ciudad. Veníamos de un proceso de recuperación durante el gobierno anterior que nos alegraba y, de golpe, empezar a enterarnos de esto es volver para atrás".

Por muchos años, el taller ferroviario se recicló bajo la forma de una cooperativa con poco más de cien empleados que perduraron desde el cierre del ferrocarril hasta la compra de esta empresa privada hace unos años con la reactivación de la actividad.

El diputado Cleri, en tanto, señaló que "una medida como esta tiene un gran impacto en Pérez, y los trabajadores nos pidieron que hagamos todas las gestiones posibles a nivel nacional para averiguar concretamente si la empresa va a seguir con trabajo, tanto en lo referido a trenes, como así con las boyas de la hidrovía, y a la vez que intercedamos ante la empresa".

Hasta este viernes. Según relató Cleri, "la empresa le dio a los trabajadores un plazo hasta el viernes para decidir si aceptan o no el retiro, pero muchos tienen dudas, a algunos es el tercero que le ofrecen y hacen acordar los tiempos de los gobiernos de Raúl Alfonsín o Carlos Menem, por eso estamos tratando de tener definiciones del Ministerio de Transporte de la Nación y también con la empresa que no les dice a sus empleados cuál es el plan de acción".

Las gestiones ante el gobierno nacional se encararon directamente ante el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, pero hasta el momento no se obtuvo respuesta del gobierno macrista.

"Sabemos que este no es un problema de peronistas, radicales o socialistas. En la provincia, como en el país, se están sintiendo los efectos de las políticas de ajuste y de apertura indiscriminada de las importaciones, que generan reducción de empleo y de salarios, que provocan suba de la pobreza y la exclusión", dijo el diputado.

Sindicatos culpan al ajuste. Por su parte, Antonio Donello, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica de Rosario, explicó que "esa empresa trabaja para el Estado en la reparación de vagones, pero el nuevo gobierno nacional le cortó el contrato y se quedó sin trabajo".

El dirigente gremial responsabilizó a "una decisión política a nivel nacional que le cortó el contrato; aquí se reparaban los vagones del Belgrano, pero hace cuatro meses que los compañeros estaban adentro de la fábrica sin trabajar, es más hay dos vagones terminados que no los vinieron a retirar", graficó.

Donello indicó que "hubo una asamblea con los delegados y se decidió que quien así lo quería tomaba el camino del retiro, y el que no, sigue adentro, ahora la empresa aseguró que seguirá abierta pero en otro rubro, una posibilidad es que se centre en la fabricación de boyas para el río".

El sindicalista expresó que "siempre apostamos a recuperar el contrato, lo que más nos molestó fue que si el gobierno nacional no le quería renovar a la empresa, que se interesara en mantener la fuente de trabajo de la gente, si hubieran querido dándole el contrato a otra empresa, pero que no toquen a la gente que hace 10 años que venía trabajando allí".

Otro problema que también surgió en el sector ferroviario fue la cesantía de unos 90 trabajadores tercerizados de la empresa Nuevo Central Argentino (NCA) que estaban afectados a las reparaciones de vías y se enmarcan en el gremio de la Construcción Uocra. Sin embargo, la preocupación también llegó a la Unión Ferroviaria que mediante un comunicado de prensa expresó que "no permitiremos que avancen con personal de planta permanente" de NCA. Añadieron que este contexto "se debe a la situación nacional donde estamos inmersos en un escenario de tarifazos e inflación que evidentemente repercute sobre la clase trabajadora".

Para el metalúrgico Donello, "con la apertura de la importación, el aumento de energía, la caída del poder adquisitivo, si no cambia vamos a tener problemas en muchísimas empresas que no pueden sostener a la gente".